Jukola Imperdible II

Kuopio-Jukola2014-logo-131px            Los relatos de nuestros corredores (II)

Jukola-2014: Otra experiencia fantástica, una carrera decente … un resultado nefasto (por HLY …. que no es lo mismo que HYL)                                                                                                                    (por Hector Lorenzo Yustos)
Llegas a Finlandia en avión y desde antes de aterrizar y durante toda la estancia en este magnífico país, no paras de ver bosques y más bosques. Y en y entre ellos, descubres (a veces con dificultad) prados, casitas y lagos, uno tras otro, sin parar ni un instante. Paisajes orientadores idílicos para quien tiene acostumbrada la mirada a otros terrenos menos frondosos. Lo cual, la vista y la mente lo agradecen, pero …. la conducción por carreteras y autopistas se acaba volviendo un poco relajada y también monótona, con lo que el cansancio acumulado por el viaje, la organización y la planificación de meses atrás, las propias carreras, …. pues hace que el llevar el coche se termine convirtiendo en un pequeño suplicio (… bendito conductor adicional que en  HERTZ es gratis).
En cualquier caso, cuando consigues tener los ojos abiertos, la mirada se esfuerza (incluso desde el mismo avión en vuelo) en buscar balizas en cualquier sitio. Y más aún cuando te enteras (gracias Tuomas por informarnos) de que en toda Finlandia es muy normal que haya montados recorridos permanentes de orientación y no solo con cintas de balizar, sino con sus bases (EMIT) y sus globos o chapas metálicas bicolores.
Centrándome en el Jukola como tal, os cuento mi experiencia. 
Tras unas pocas horas de sueño (3 h. en mi caso e interrumpido constantemente por la luz ambiente de toda la «noche», el speaker y las entradas y salidas de mis compañeros) creí que iba a llegar el turno de mi posta. Me desperté a las 4 a.m., salí del saco y vi que Picho (mi posta anterior) asomaba la cabeza desde fuera por la apertura de la tienda. Mis pensamientos se precipitaron: ¡¡te has dormido!! ¡¡bien empiezas!! ¡¡éstos no te lo perdonarán nunca!!. Pero cuando me entero que Pincho aún no ha salido, y que su posta anterior (Luis) aún no ha llegado, me relajo. Pero venzo la tentación de volverme a dormir otro poco más y descansar todo lo posible antes de mi carrera [cosa de la que luego me arrepentí, me arrepiento y me arrepentiré durante bastante tiempo de no haberlo hecho]. Así que me levanto, me visto y me voy con Pincho para acompañarle en su protocolo de salida y así aprender y tenerlo todo más claro cuando me fuera a tocar a mi.
Con Pincho ya en carrera, yo mal-desayuno [cosa de la que luego me arrepentí, me arrepiento y me arrepentiré durante bastante tiempo de no haberlo hecho debidamente] y trago lo poco que me entra a las 5 a.m. tirando de la comida que compramos (… de lo del porridge ni me enteré). Mientras espero casi 1 h a que llegue Pincho para darme el relevo, me pongo muy nervioso (cago y meo varias veces en los mega-servicios que la organización pone en la zona restringida y ya controlada de calentamiento). Para más inri una de las radio balizas de carrera se estropea y Pincho «no pasa» por ella (sí pasó y picó bien, pero el tiempo parcial no se emitió ni salió reflejado en los numerosos ordenadores donde los siguientes relevistas y el público en general puede ver la progresión de los corredores gracias a las radio balizas). Con lo que la tragedia del MP empezaba (en mi mente) a sobrevolar al Imperdible. Ramón (mi siguiente posta) me intenta tranquilizar desde la barrera fuera de la zona de calentamiento y quitar hierro al asunto (pero en él también aprecio cierta inquietud por el posible MP). Aún así intentamos tramar entre los dos una estratagema para que Pincho sea interceptado por Ramón antes del sprint final y que, si acaso, vuelva a picar la baliza de la que no salía señal … y volver a repetir desde ahí el resto del recorrido, claro. Al final Pincho llega sin más y sin ser interceptado ( …con 1600 corredores en carrera es poco menos que imposible llevar a la práctica la estratagema comentada). Finalmente me da la posta (me pasa mi mapa y yo le doy mi abrigo), yo no pregunto nada de nada y salgo al bosque (ya sin frontal) a eso de las 6.30 a.m.
Hago los primeros más de 1000 m balizados hasta el triángulo intentando entrar lo antes posible en el mapa para planificar el primer tramo lo mejor posible. Pero no lo logro hasta el mismo triángulo (esos más de 1000 m balizados los recorro con el mapa mal orientado, brujulazo total). Pero en el triángulo me paro, rectifico, me ubico y desde ahí mis impresiones en carrera fueron «más o menos» buenas. Trocha por allí, trocha por allá. Tren por aquí, tren por allá. No paro de atravesar verdes 1, 2 y 3 por todo el medio en toda la carrera (los 1600 x 4, más o menos, corredores anteriores a mi, habían hecho bien «su trabajo»). Disfruto del bosque y más bien voy adelantando gente que ellos a mi. Me cago (mentalmente) solo de pensar cómo coño hubiera podido hacer la carrera orientando solo …. sin las trochas ni los corredores (perdidos o no) que rodeaban todas y cada una de las balizas por las que pasaba. Esos terrenos no es a lo que estoy acostumbrado para nada.
Al llegar a las últimas balizas empiezo a oír la megafonia y me pongo nervioso  [cosa de la que luego me arrepentí, me arrepiento y me arrepentiré durante bastante tiempo de haberlo hecho] … nervioso de que voy a llegar a meta habiendo hecho la carrera en un relativo buen tiempo (mi tiempo al final fue 1:21:37 para 7.6 km y 285 m; 10.7 min/km. El 1º de mi posta hizo 48:49). Finalmente llego a meta y le paso la posta a Ramón. El tramo de «mi meta» hasta pasarle su mapa a Ramón lo hago dándolo todo para que ese tiempo «muerto» sea el menor posible para él y para el equipo. Ya estaba, había acabado mi posta y ya podía «relajar» …. 
Pero NO. Sin embargo no fue así …. aún hoy no consigo «relajar». Mientras Ramón estaba empezando su carrera por esos más de 1000 m balizados, yo paso por la descarga y me dicen que hay problemas con mi descarga. Tras realizar un protocolo totalmente escrupuloso y muy, pero que muy bien pensado para que el corredor no se sienta presionado, ni manipulado ni nada por el estilo, se confirma la tragedia (…»mi tragedia» … la de mi equipo): había hecho MP. En la baliza 15 en vez de picar la 272 piqué la 277. Según plano estaban a 60 m una de otra en una zona muy intrincada de piedras, de la que ya la organización había anunciado en el boletín que su cartografía sería diferente a otras zonas. Me confié de estar ya cerca de la meta y no presté toda la atención que debía en esa zona  [cosa de la que luego me arrepentí, me arrepiento y me arrepentiré durante bastante tiempo de no haberlo hecho correctamente].
En ese primer momento no me lo podía creer (¿MP? ¡venga ya! ¿yo?). Mi mente no es que no lo aceptase, es que no era una opción que eso ocurriese. Con el cansancio acumulado (desde Madrid hasta ese momento) me fui a nuestra florida tienda andando cabizbajo (por la frustración y por el sol rasante que molestaba bastante). No sabía muy bien qué hacer: ¿se lo decía a mis compañeros o que ellos lo averiguasen por si mismos?; ¿se lo decía a JP (que era la última posta y la única pendiente de salir) o no?; ¿qué era mejor para él: correr «sin presión y con frustración» o correr «con presión y sin frustración»?, total, iba a ser para lo mismo: para nada; ¿volvía a protestar y a comprobar de nuevo mi descarga o no tenía sentido?. Al final todo discurrió por el camino lógico. Según fui viendo a mis compañeros mi cara, gestos y actitud supongo que lo decían todo y mis palabras lo acababan confirmando. Con JP por suerte no me crucé antes de que él saliera. En cierto modo quería evitarlo y no tener yo que decidir sobre cómo correría él su posta, pero casualmente nuestros caminos no se cruzaron esos minutos de desconcierto que yo estaba viviendo y como él ha contado al final corrió sabiéndolo (de lo cual estoy convencido que es lo mejor, hacer las cosas con toda la información posible: buena o mala). Eso sí, volví dos veces más a la zona de descara, a comprobar mi descarga y a que la organización me explicase «qué» había pasado y ver si se podían «arreglar» las cosas. Pero realmente (y solo ahora mientras escribo esto soy consciente de ello) no iba para eso, iba para que me explicasen «por qué» y «cómo» había pasado. No lo podía creer, aún hoy, ahora, no lo puedo creer, pero es así.( http://results.jukola.com/tulokset/fi/j2014_ju/kilpailijat/388/5/  http://results.jukola.com/tulokset/fi/j2014_ju/kilpailijat/388/ ).
Al final mis compañeros, con algo de tiempo, me perdonarán y lo superarán, … yo, con un poco más de tiempo aún, me perdonaré y lo superaré. No es la última carrera que haré, seguro. Ni la que haré con ellos, espero. Pero haré todo lo posible por no olvidar todos esos factores que contribuyeron a mi MP y que he querido ir marcando en mi relato con las palabras «cosa de la que luego me arrepentí, me arrepiento y me arrepentiré ….». Lo cual por otro lado me será bastante fácil de no olvidar, pues casualmente mis iniciales HLY son muy parecidas a como se contrae MS en fines: HYL.
Por lo demás, todo fue disfrutar de buena compañía, buena gente, buen tiempo, buena planificación, buena organización, buenos mapas, buenos trazados, buenos terrenos, ….. En definitiva disfrutar de cosas que son y serán lo que en el futuro quede: buenos recuerdos.
Y si JP no lo tenía claro desde el primer momento, para mi ha sido una realidad innegable en todo momento (antes del MP y después del MP): !!! JUKOLA-2015, prepárate que iré !!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.